La Promesa de un Mujerón


Soy única. Soy auténtica. Soy poderosa.

Me declaro un MUJERÓN sin pedirle permiso, ni perdón a nadie. Sólo a mí misma por no haberlo hecho antes.

Me perdono.  
Me respeto.
Me amo.

Y me valoro porque como yo no hay dos.
Me doy permiso a brillar.

Prometo compartir este conocimiento con mis demás hermanas.
Prometo ayudar a otras a brillar y motivar a otras generaciones a respetarse, quererse y soñar.

Es mi momento.

Me miro al espejo y repito:
¡Soy un Mujerón!